¿Tiembla De Vido?: La Justicia avanza en su contra

¡¡ESTO ESTÁ QUE ARDE!! El ex ministro K no sólo está en el centro de la escena judicial sino también política pues el oficialismo intentará expulsarlo

La Justicia comenzó a realizar el proceso para enviar a juicio oral y público al ex ministro de Planificación Federal Julio De Vido por el pago de sobreprecios en la compra de trenes a España y Portugal.

Y en una fecha a definir tras la feria judicial de este mes, el ex funcionario kirchnerista y actual diputado será juzgado por la tragedia ferroviaria de Once. El último viernes y en el preludio de la feria judicial de invierno que se extiende por quince días, el juez Julián Ercolini envió el expediente al fiscal federal Federico Delgado para que defina si envía a juicio oral y público a De Vido.

Se trata de la causa por la presunta compra irregular de trenes a España y Portugal, caso por el cual ya fue procesado y está detenido el ex secretario de Transporte Ricardo Jaime. En la causa se comprobó que el Estado Nacional pagó 100 millones de pesos, con un 171% de sobreprecios, tal cual informó la auditoría General de la Nación que al mismo tiempo denunció que gran parte de lo comprado era inutilizable por lo deteriorado en que estaba la maquinaria.

En esa causa, Jaime ya está en camino a juicio puesto que fue procesado tempranamente y Julio De Vido lo fue posteriormente, lo que explica que los tiempos fueran distintos. Ercolini envió el expediente al fiscal que tras la feria definirá si el ex ministro debe ir a juicio y luego el magistrado firmaría la clausura del expediente y su traslado a un tribunal oral. Por otra parte, el ex ministro kirchnerista será sometido a juicio oral y público tras la feria de invierno en la primera vez que se expone a recibir una condena, por la misma causa en la que en un primer proceso fueron ya condenados los ex secretarios de Transporte Ricardo Jaime y Juan Pablo Schiavi.

Se espera que el 21 de julio próximo el fiscal Juan García Elorrio ofrezca las pruebas que serán expuestas en el juicio y que luego lo hagan el resto de las partes. El Tribunal Oral Federal 4 fijará la fecha de inicio que se prevé sea antes de las elecciones legislativas de octubre próximo aunque no es algo aún decidido. El ex ministro no sólo está en el centro de la escena judicial sino también política pues el oficialismo intentará el próximo miércoles tratar en la Comisión de Asuntos Constitucionales proyectos que apuntan a la expulsión de De Vido como integrante del cuerpo.

Si de la reunión sale un dictamen aprobado, el mismo podrá ser tratado en el recinto donde se necesita los dos tercios de los presentes para que avance. De Vido a su vez está procesado y también imputado en múltiples causas de corrupción que se reactivaron tras el cambio de Gobierno, en diciembre de 2015. El ex ministro fue procesado recientemente por los subsidios al gasoil a empresas de colectivo de transporte entre 2003 y 2014, donde se comprobó que se pagó por kilómetros no recorridos luego que las empresas falsificaran la información, a la par que Claudio Bonadio le trabó por esa causa un embargo de 1.000 millones de pesos.

En tanto, el ex ministro está procesado por orden del juez Julián Ercolini por fraude en la obra pública durante el kirchnerismo, misma causa donde está acusada la ex presidenta Cristina Kirchner, y porque las licitaciones le eran entregadas en su mayoría al empresario Lázaro Báez. También lo está por orden del juez Sebastián Ramos porque De Vido no habría conformado los equipos técnicos para revisar la concesión de líneas ferroviarias a distintas empresas, causa en la cual está implicado Jaime.

Recientemente De Vido recibió un pedido de detención, el del fiscal Carlos Stornelli quien incluso pidió para ello su desafuero como diputado, acusado por la malversación de unos 265 millones de pesos que debían destinarse a la reactivación de la mina de carbón de Río Turbio. Pero tanto la indagatoria como el pedido de detención fueron rechazados por ahora por el juez Luis Rodríguez. Paralelamente a esa causa, la Cámara Federal reabrió esta semana una investigación en la que De Vido estaba sobreseído: allí fue denunciado por pago de sobeprecios en la construcción de la Central Termoeléctrica de Río Turbio, en Santa Cruz.

No son las únicas, pues De Vido ya fue indagado en otras dos causas y se espera la definición en las mismas: una es en aquella que se investiga el multimillonario gasto de creación y mantenimiento de Lafsa, una aerolínea que jamás prestó servicio; y la otra por el caso Skanska que se reactivó en los últimos años. Finalmente, está imputado el ex ministro por presunto enriquecimiento ilícito donde la Justicia realiza un peritaje sobre sus bienes para saber si se enriqueció o no de manera injusta, y también lo está ante sospechas en la licitación para la colocación de un mural de Evita en una de las caras del edificio del Ministerio de Desarrollo Social, ubicado en pleno 9 de julio. El caso Lava Jato argentino donde Odebrecht reconoció haber
pagado 35 millones de dólares en sobornos para acceder a obras públicas, es otra de las cusas que podría traerle problemas al ex ministro pero recién está por verse.

Loading...